PESCA DEPORTIVA EN ARGENTINA

Argentina está posicionada a nivel internacional como uno de los destinos por excelencia para disfrutar de la pesca deportiva. Las condiciones naturales son un factor de desarrollo y crecimiento de esta actividad. Los lagos y ríos, la vegetación, el clima, las más de 30 especies que habitan nuestras aguas y los mejores lodges se combinan para ofrecer una pesca atractiva, desafiante y lujosa. Los pescadores pueden encontrar distintos desafíos conforme a su nivel de destreza. Argentina dispone de más de cuarenta especies de alto valor deportivo, caracterizadas por su gran combatividad, belleza, tamaño y calidad silvestre. Tales características califican a la Argentina como uno de los destinos pesqueros más atractivos del mundo. Los lagos y ríos patagónicos son el hábitat apropiado para la vida de varias especies de salmónidos introducidas a principios del siglo XX en la Patagonia, que se han adaptado y han ampliado su distribución por todo el eje cordillerano desde el sur hasta el norte del país. Los ríos que conforman la cuenca Paraná-Plata son cuna de los peces de valor deportivo de mayor tamaño propios de aguas continentales, algunos muy buscados y exclusivos como el dorado y el surubí, el pejerrey y la tararira de las lagunas bonaerenses, a los que también se agregan las variedades de la Costa Atlántica.

Las sierras del centro albergan importantes cantidades de salmónidos que han dado lugar a la mayor concentración de pescadores de mosca de todo el país, y en la puna cuyana es posible pescar truchas a cuatro mil metros de altura en paisajes de enormes contrastes. La pesca con mosca o “fly fishing” es la técnica que más adeptos está captando en la actualidad, además de ser la que ofrece mayores oportunidades al pez, lo cual le otorga un carácter más deportivo. Los equipos utilizados son sofisticados y exigen dominar técnicas de lanzamiento de cierta complejidad. Es la mejor alternativa para la práctica de la “pesca y devolución”. La pesca de arrastre o “trolling” consiste en remolcar, a una distancia considerable, un señuelo con una embarcación impulsada a remo o a motor. El “spinning” consiste en utilizar un carrete de giro para lanzar un señuelo de determinado peso y recogerlo a una adecuada velocidad, de manera tal de que dicho señuelo simule ser un animal vivo. Se utilizan equipos livianos para lograr lanzamientos precisos y, de ser necesario, desde grandes distancias.

DONDE PESCAR

alto-paraná

El alto Paraná es un enorme sistema fluvial que incluye dorados, pacús y pirá pitás en su recorrido. La actividad se desarrolla en la sección más despejada de este río legendario. Al ser la arteria principal de la cuenca, los dorados gigantes son una posibilidad en cualquier momento. También es la sección más productiva del Paraná para el pacú y pirá pitá (plateado y amarillo), en proporción, una de las especies de agua dulce más grandes. Nuestros esquifes fueron diseñados específicamente para este tipo de pesca.

Guías de primer nivel, equipo de pesca con mosca de alta gama y naturaleza en abundancia completan uno de los programas más dinámicos para la pesca de dorado que se ofrecen en Argentina.

pirá-lodge

Ubicado en el corazón de una reserva natural del doble del tamaño de los Everglades de Florida, Pirá Lodge es el paraíso del pescador con mosca. Aquellos que buscan aventuras encontrarán la puerta de acceso a un vibrante ecosistema que incluye arroyos cristalinos, ríos correntosos, hábitats de llanuras y lagos. ¡Bienvenidos al reino del saltarín y difícil de atrapar dorado de agua dulce!

Las instalaciones de Pirá Lodge son un destino pionero para la pesca con mosca de dorado en la región. Actualmente, el lodge es una parada codiciada para los pescadores intrépidos que buscan el desafío y la recompensa de atrapar un dorado al vuelo. Además de habitaciones de primera y platos excelentes, Pirá ofrece innumerables hectáreas de aguas calmas llenas de caimanes y cientos de especies de aves migratorias y residentes.

chime-lodge

Mirando hacia el río Chimehuin con sus numerosos saltos, Chime Lodge se jacta de ser la puerta de acceso a la mayor diversidad de aguas con trucha del norte de la Patagonia. O adéntrese aún más y pruebe unas de las famosas aguas que posicionan a la Patagonia en el mapa de la pesca con mosca del mundo.

Aquí se multiplican las truchas marrones, arcoíris, de arroyo y el salmón encerrado. Caminará por el agua, flotará y pescará andando a caballo o en vehículo, según su preferencia del día.

kau-tapen

Kau Tapen Lodge comenzó a funcionar en el legendario Río Grande de Tierra del Fuego en 1984. Cincuenta años antes, a mediados de la década del treinta, se habían introducido truchas jóvenes a las serpenteantes arterias fluviales de la región. Esas truchas pioneras eventualmente llegaron al mar, se escabulleron por el Estrecho de Magallanes y más allá, para regresar todos los años a las ricas aguas del río Grande y multiplicar las generaciones de trucha marrón de mar. Los pescadores estuvieron ahí para saludar a estas formidables truchas marrones de mar desde entonces, además de disfrutar del elegante alojamiento y la excelente pesca en Kau Tapen Lodge.

Kau Tapen significa “casa de pesca” en la lengua ona originaria. En corazón de Tierra del Fuego, usted explorará y pescará en las mejores piscinas naturales del legendario río Grande. Pase los días pescando con la técnica “spey” o “switch cast”, o con cañas de una sola mano para capturar truchas de mar que baten todos los récords. Son típicos los paseos breves y las caminatas por aguas poco profundas, y podrá probar distintas aguas todos los días. Cuando el sol se oculta y los vientos se disipan, verá tricópteros arrojándose sobre largas estelas, ninfas flotantes junto a las riveras recortadas que cruzan el río, y movedizas moscas tubo que dibujan siluetas para alcanzar truchas marrones de mar que solo ha visto en sus sueños.

villa-maria

Los pescadores de Villa María dan el primer chasquido de la caña con las truchas de mar recién llegadas. En las piscinas naturales de Villa María, verá gaviotas revoloteando en lo alto oliendo la sal del estuario. Por encima de la marea, los peces llegan frescos, con aletas transparentes y escamas plateadas.

Usted pescará en ambas orillas. Las grandes piscinas y las embarcaciones dobles son la norma. Aquí hay peces grandes: especies de 9 kg saltan, aletean y brincan de aquí para allá en las enormes piscinas, mientras peces irrepetibles son descargados cada semana. El lodge en sí se asemeja a muchos de los mejores campamentos de pesca salmón del mundo: cálido, acogedor y con cocina y servicio de alto nivel. Los guías conocen las piscinas, los peces y la pesca: los días transcurren en el agua, con las clásicas cabañas para los descansos a mitad de la jornada.

delta-fishing

Aquellos que visitan Buenos Aires con solo un día o dos para pasear deben conocer y pescar en el Delta del río Paraná cercano, a tan solo 45 minutos de la ciudad. Esta pesca única le permite lanzar señuelos mirando los rascacielos de la ciudad o adentrarse en los humedales para intentar capturar al huidizo dorado y tarariras entre vegetación abundante y la posibilidad del avistaje de aves.

Se incluye equipo de pesca de excelente calidad, además de excepcionales comidas y bebidas. Los paquetes de viajes de pesca por el Delta brindan un enfoque destacado de la naturaleza, lejos de lo que uno esperaría estando tan cerca del epicentro cultural de Buenos Aires.

Las opciones de viaje durante el día y también los paquetes con alojamiento de una noche están disponibles en una isla apartada del Delta del Paraná.

THE SPECIES

El salmón que no es salmón. La trucha marrón (Salmo trutta) es una de las especies no nativas de mayor expansión que se introdujeron en la Patagonia y Tierra del Fuego. Fueron introducidas por primera vez en Tierra del Fuego por John Goodall en 1935. Después del envío desde Puerto Montt en Chile, 60.000 huevos sobrevivieron al arduo trayecto para ser implantados en los ríos Candelaria y McLennan, ambos tributarios del río Grande. Estos peces eventualmente encuentran su camino hacia el mar, atraídos por el vasto suministro de alimento cercano a la costa.

Actualmente, la trucha marrón de mar completa un ciclo migratorio anual igual que el salmón del Atlántico y otros salmónidos que también desovan en agua dulce. Las truchas marrones de mar permanecen en el río durante un tiempo que oscila de 1 a 4 años hasta su primera migración hacia el mar, donde se alimentarán y crecerán durante unos 6 meses antes de su primer regreso a aguas dulces, con un peso de aproximadamente de 2,7 kg. Los investigadores han descubierto truchas que desovan hasta seis o siete veces. Una trucha que completó 4 ciclos de su vuelta a aguas dulces puede pesar más de 9 kg. La periodicidad con la que estas truchas regresan a aguas dulces indica que los peces enfrentan pocas amenazas. No obstante, aún prevalece la técnica de pesca con devolución.

La trucha marrón de mar no es como los gansos y no necesariamente nacieron para migrar. Aún se desconoce la función de los factores ambientales frente a los genéticos en la “decisión” de la trucha de mar de migrar. Si bien la genética (y probablemente el metabolismo) podrían desempeñar una función subyacente en el desarrollo de las poblaciones migratorias, los estudios de otras especies de peces no logran diferenciar genéticamente a los individuos residentes de los migratorios dentro de una población, y los hechos indican que la cruza ocurre a menudo entre estos individuos migratorios y residentes. En algunos ríos migran; en otros, no. Así es la cuestión, pero estamos seguros de que la trucha salmo trutta migra en el río Grande y río Gallegos.

La trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss) es una de las preferidas de los pescadores con mosca debido a sus hermosos colores (por lo cual recibe el nombre) y su gran combatividad. La trucha arcoíris salvaje generalmente tiene dorsos color oliva, colas moteadas con manchas oscuras y lados plateados que parecen pintados de rosa y carmesí.

La trucha arcoíris en realidad integra la familia del salmón del Pacífico y ha sido introducida en seis continentes. Se puede encontrar en riachuelos de agua dulce, ríos y lagos, también en bahías de agua salada y en mar abierto como trucha cabeza de acero (la forma de mar del pez, que regresa a aguas dulces para desovar).

La trucha prefiere los arroyos fríos, oxigenados y moderadamente correntosos con numerosos escondites y piscinas, si bien también le gustan los lagos y ríos repletos de alimentos en lo profundo de las montañas.

El tamaño de la trucha arcoíris generalmente es proporcional al tamaño del agua donde se encuentra, además de la base de forraje disponible. Los arroyos más pequeños generalmente albergan peces más pequeños, mientras que las truchas arcoíris más grandes habitan cuencas de mayor tamaño. En términos generales, una trucha arcoíris de tres años en un arroyo de truchas común crece hasta 30 cm, pero puede superar los 50 cm si el alimento es abundante y las temperaturas del agua son estables durante todo el año.

La trucha marrón (Salmo trutta) y la trucha de mar (S. truttamorpha trutta) pertenecen a la misma especie. Pueden distinguirse por el hecho de que las truchas marrones residentes no migratorias viven en sistemas fluviales de agua dulce como el lago Futaleufú de Chile, mientras que la trucha de Tierra del Fuego exhibe tendencias anádromas, ya que migra al océano y regresa a aguas dulces como especímenes gigantes del tamaño de la trucha cabeza de acero para desovar.

La trucha marrón es nativa de Europa y Asia, pero la distribución natural de las formas migratorias puede ser circumpolar. La trucha marrón de mar no se considera en peligro de extinción en ningún lugar. Pero en algunos casos, poblaciones individuales se encuentran bajo diferentes niveles de estrés debido a la degradación del hábitat y a la propagación artificial que deriva en la introgresión.

A la trucha marrón le gustan las aguas frías (60-65 °F o 15-18 °C) y bien oxigenadas, especialmente ríos grandes en áreas montañosas. El refugio es importante y por eso es más probable encontrarlas donde hay rocas sumergidas, orillas socavadas y vegetación colgante.

El dorado de agua dulce o Salminus maxillosus a menudo se describe como un salmón de aspecto prehistórico con la mandíbula de un pitbull. Esa definición es bastante común, porque de hecho es bastante acertada. El dorado, con su color oro, es sumamente fuerte y salta al morder el anzuelo.

El dorado es desde hace tiempo uno de los peces más admirados de Sudamérica; pero en cierta forma son un misterio para el resto del mundo. Fuera de Sudamérica, el dorado sufre una crisis de identidad. Muchos pescadores confunden este distintivo pez de pesca deportiva con otras especies. Si bien el cuerpo del dorado es similar al de un salmón, estas dos especies no están relacionadas. El dorado no muere después de desovar y nunca nada hacia el mar. Además, si bien su nombre común es similar, el dorado es un pez para pesca deportiva de agua dulce que no debe confundirse con el “pez delfín” de agua salada (denominado “dorado” en muchos países de habla hispana).

El tamaño del dorado habitualmente oscila de 2 a 4,5 kg. En algunas zonas de pesca, son comunes las especies de 9 kg. El color intenso y radiante del dorado está marcado con rayas horizontales negras holográficas. Este patrón le valió al dorado el sobrenombre de “tigre de río” en Argentina. El dorado es un excelente saltarín y un luchador prodigioso. Una vez engañado con mosca o señuelo, su golpe desgarrador es testimonio de su ferocidad. Tan pronto como muerden el anzuelo, estos saltarines salvajes salen disparados del agua.